El estado actual de la tecnología permite acceder a aplicaciones bajo el modelo SaaS (Software as a Service) de una manera fácil y rápida, en cualquier momento y desde cualquier lugar. Sin inversiones en la adquisición de licencias de software ni en su posterior mantenimiento o actualización.

Este modelo de gestión le permite contar con los últimos avances de la tecnología sin que tenga que preocuparse por la adaptación de sus equipos o programas. No es necesario contar con sofisticados equipos difíciles de mantener. Sin costes adicionales derivados de averías, mantenimientos o actualizaciones sobrevenidas. Desde un principio conoce el coste real que le supone la herramienta. Sin sorpresas. Con la ventaja de que puede cancelar el servicio en el momento en que ya no lo necesite.

Del mismo modo que todos sabemos que nuestro dinero está más seguro en una entidad bancaria que en nuestra propia casa deberíamos entender que con la información sucede algo similar. La información se guarda en servidores de última generación alojados en centros de datos ubicados en España con todas las medidas físicas de seguridad y con garantía de continuidad frente a caídas eléctricas o de comunicaciones. Disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La información viaja encriptada por protocolo seguro https y la dirección está acreditada por una entidad certificadora externa. El servicio incluye una copia de seguridad diaria de las bases de datos.

El pago, como en cualquier otro tipo de servicio (electricidad, teléfono, etc.) se hace en cuotas periódicas en base al número de empleados. Es un modelo válido tanto para pequeñas empresas como para grandes asesorías. Todo incluido, sin inversión inicial, sin límite de usuarios.

Internet ya representa el canal de comunicación por excelencia. Las aplicaciones basadas en Web pueden ejecutarse desde cualquier terminal: ordenadores, teléfonos móviles, PDAs o TV digital. Esto le permitirá acceder a la información en todo momento y desde cualquier lugar.